Madrid Arena (4). La seguridad exterior e interior. Las funciones de los vigilantes de seguridad y de los controladores de acceso: Seguriber y Kontrol 34

kontrol

FUENTE DE LA IMAGEN:  ANTENA 3 TV

Toda la información que ha servido para realizar este escrito está extraída única y exclusivamente del texto de la Sentencia publicada en  www.poderjudicial.es

Ver los anteriores

 

Seguriber era la empresa que tenía adjudicado el servicio para la protección y seguridad del recinto ferial de la Casa de Campo, inmuebles gestionados por Madridec.  El dispositivo de seguridad programado por Seguriber para el evento reforzaba el servicio ordinario que se prestaba en la Casa de Campo y que continuaba realizándose durante la celebración del espectáculo, pero no suponía la configuración de un plan de seguridad en el interior.

El Departamento de Seguridad de Madridec remitió los comunicados a los organismos oficiales  y a Delegación de Gobierno en el que se manifestaba “Equipo de servicio de orden: Seguridad está a cargo de Kontrol 34 (interior) 75 operativos. Grupo Seguriber, seguridad exterior y requisa”

Según la Audiencia Provincial ello aparentaba que existía una empresa de seguridad interior y otra exterior pese a que no era cierto, sin que tampoco ninguno de los organismos receptores comprobara si Kontrol 34 era una empresa de seguridad y si podía realizar la seguridad interior en el Madrid Arena, tal y como se desprende de los comunicados.

SEGURIBER

Rafael Pastor Martín (Madridec) en la vista oral afirmó que que una vez que el cliente (Diviertt) aporta los horarios del evento, se pasa al coordinador y se hace una reunión con el inspector de Seguriber el cual analiza los riesgos y se hace una primera operativa de seguridad que es negociada con el cliente ya que éstos siempre quieren reducir costes.

Una vez que Diviertt solicitó abaratar los costes de seguridad, la nueva operativa estableció que por parte de Seguriber habría 38 vigilantes incluidos los dos coordinadores, de los cuales sólo 6 estaban en el Madrid Arena: 3 en el Arena túnel, cota 5;  uno en Arena cota 0 (quedando así cubiertas las 4 puertas de emergencia)  uno denominado Arena (el “rondas”)  y otro, en las cámaras (centro de control de cámaras). Lo que ocurrió en el centro de cámaras, será objeto del siguiente escrito. 

El plan de vigilancia específico fue realizado especificando el nombre, la categoría, el horario, las funciones a realizar y un plano concretando dónde está el puesto de cada uno de los vigilantes.

Además de las funciones específicas asignadas a cada vigilantes, según su puesto, se indica que todos tienen que realizar una serie de funciones generales entre las que se encuentran la prevención de riesgos que puedan afectar a la seguridad de las instalaciones y las personas y las actuaciones preventivas y correctivas ante situaciones de riesgo.Este plan de vigilancia se traslada a Madridec y él al cliente (Diviertt).

KONTROL 34

Para la “seguridad interior” Diviertt siempre contaba con Kontrol 34, ocurre, pero, que ésta no es una empresa de seguridad, sino de servicios y por tanto, de acuerdo con la Ley de Seguridad Privada no puede realizar funciones de seguridad. Kontrol 34 facilitó una lista de personas a Diviertt y este los contrató para el evento.

Carlos Manzanares, Miguel Ángel Flores, Santiago Rojo y Miguel Ángel Morcillo, con anterioridad al evento, fijaron las funciones y dispusieron la ubicación de estos controladores de acceso en las diferentes plantas y lugares del edificio durante la celebración del mismo, controlando durante el desarrollo del evento que esto se cumpliera conforme habían planificado.

Carlos Manzanares, dueño al 90% de Kontrol 34, afirma que las funciones que realizó su personal eran de auxiliares, no de controladores de acceso pero que se facilitó personas con el carnet de controladores de acceso y no auxiliares porque de esta manera se aseguran que no tienen antecedentes penales y han pasado unos exámenes.  La Audiencia considera que a pesar de las declaraciones del acusado, las funciones que realizaba el personal de Kontrol 34 era de control de acceso y no de auxiliares, con la responsabilidad y funciones que ello conlleva.

EL CONTROL DE ACCESO

De acuerdo con lo que manifiestan los trabajadores, los vigilantes de seguridad, uniformados y con un chaleco con el logotipo de la empresa, se encargaban de la requisa: evitar la entrada de las bebidas alcohólicas y objetos punzantes y/o contundentes. Para ello se abrían bolsos de forma aleatoria y se hacían cacheos superficiales.

El personal de Kontrol 34, no uniformado – de negro y con chaleco amarillo sin leyenda alguna-  controlaba el acceso del público al evento en cuanto que era quien pedía el DNI, sacaban de la cola a quien no se encontrara en buen estado y, después de la requisa de los vigilantes, otros trabajadores con chaleco naranja – a los que algún testigo identifica como trabajadores de Kontrol 34 – pedían la entrada a los usuarios.

EL INTERIOR DEL RECINTO

La Audiencia afirma que de las testificales que se practicaron se entiende que dentro del Madrid Arena,  el único personal al que los asistentes vieron e identificaron como personal de orden dentro del pabellón era el personal de Kontrol 34, personas en su mayoría de nacionalidad extranjera y de gran envergadura física, que vestían de oscuro y algunos llevaban chaleco amarillo.

Este personal no solo intervenía en reyertas sino que además controlaba el paso por los distintos accesos del recinto impidiéndolo cuando así lo había indicado la organización del evento.

LAS CONCLUSIONES DE LA AUDIENCIA SOBRE LAS FUNCIONES DE SEGURIBER Y KONTROL 34

Seguriber cubría la vigilancia exterior del pabellón durante el evento, la requisa, que inexcusablemente debían hacer vigilantes de seguridad y los puestos que, de acuerdo con el plan de autoprotección eran equipos de autoprotección, esto es el cuarto de control de cámaras, las vías de evacuación y el denominado “Ronda Arena”. Dicha operativa y plan eran realizados por Seguriber, empresa encargada de su cumplimiento, aprobados por Madridec y aceptados por Diviertt.

Seguriber en el evento no ejercía la función de control de acceso de los asistentes, salvo la requisa, ni del control de aforo tanto en número como por plantas dentro del recinto y resulta acreditado que el personal seleccionado, coordinado y controlado por Kontrol 34 y al cual, para este evento, contrataba y daba de alta en la Seguridad Social, Diviertt, eran controladores de acceso y no auxiliares. Por ello debían haber ejercido correctamente todas las funciones que el Decreto establece entre ellas el control de acceso: control de aforo y del aforamiento por plantas siguiendo las instrucciones que a tal efecto le dieron Miguel Ángel Flores, Santiago Rojo, Miguel Ángel Morcillo (Diviertt) y Carlos Manzanares (Kontrol 34), todo ello bajo la supervisión de Francisco del Amo (Madridec).

La Audiencia considera como hecho probado que no hubo ningún tipo de coordinación ni comunicación durante el evento entre los controladores de acceso contratados por Diviertt a través de Kontrol 34 y los vigilantes de Seguriber.

Dentro de las funciones del controlador de acceso se encuentra también “controlar en todo momento que no se exceda del aforo autorizado”, función al que están obligados, según la Audiencia, de forma solidaria el titular del establecimiento y el organizador del espectáculos y que parece que los trabajadores de Kontrol 34 no ejercían puesto que ese día no había un aparato contador de personas por lo que no se controlara que se sobrepasara el aforo ni que se respetara el aforo establecido por plantas.

Finalmente, añadir que la Audiencia Provincial hace referencia a que el Decreto 163/2008, de 29 de diciembre de la Comunidad de Madrid por la que se regula la actividad de control de acceso tiene como finalidad, según su artículo 1, garantizar la seguridad de los usuarios en el interior de los locales o recintos y de sus dependencias anexas, así como la entrada en los mismos.  

Al respecto, como no, me remito a la lectura del controvertido escrito de este blog Controladores de acceso: pieza clave para garantizar la seguridad

Ana Belén Almécija Casanova

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑