Madrid Arena (6). El Plan de autoprotección que no se activó. La emergencia no se produjo.

5000

Toda la información que ha servido para realizar este escrito está extraída única y exclusivamente del texto de la Sentencia publicada en  www.poderjudicial.es

Ver los anteriores

 

El pabellón Madrid Arena tenía un plan de autoprotección realizado en 2005, distinto al que también se aportó a la causa que estaba precisa y casualmente sellado con registro de salida de 31-10-2012, por lo cual según la Audiencia considera que “no parece que fuera – el de 31 de octubre– el que se tenía que aplicar en la fecha de los hechos ya que en Madridec no tendrían todavía constancia de su aprobación ni podía haber sido implantado”.

El plan de autoprotección y evacuación del pabellón Madrid Arena de 2005 se elaboró, cuando todavía no se había puesto en funcionamiento el pabellón y tiene por objeto estudiar las condiciones de seguridad del Madrid Arena, analizando los riesgos que se pueden producir en el edificio y optimizar la organización y utilización de medios materiales y humanos disponibles para la prevención y lucha contra los citados riesgos existentes en el Pabellón, especialmente el riesgo de incendio.

En el plan se describe el pabellón y las vías de evacuación de cada una de las plantas (cotas). Rafael Pastor (Madridec)  explica en la vista oral que, de acuerdo con dicho plan las vías de evacuación del Madrid Arena eran las 39 puertas que dan al exterior y un portón de mercancías en cota 11, en cota 5 el túnel Mónico y el que comunica con el pabellón de cristal así como la batería de puertas que da a la rampa de mercancías, y en cota 0 las puertas de la  entrada de autoridades y el portón de mercancías de cota 0.

El plan está desarrollado para la evacuación del edificio en el supuesto de una emergencia, especialmente en un supuesto de incendio, dejando claro que los vomitorios de cota 0 son vías de evacuación para acceder desde la pista, a través de los mismos y después por las seis escaleras a la cota

En el apartado “Medios humanos” se establecen las obligaciones de los responsables del Pabellón y de los componentes de los equipos que han de formarse, afirmándose que con la implantación del plan de autoprotección se consigue la prevención del riesgo y en caso de accidente la intervención inmediata y la evacuación del pabellón en un tiempo mínimo.

El inspector de Seguriber, que declara como testigo en el juicio, manifiesta que conoce el plan de autoprotección del edificio y que hay determinadas personas de Seguriber incluidas en el mismo y que también lo estaban en el plan de vigilancia para el evento: el “ronda” forma parte del plan de autoprotección porque es equipo de primera intervención, y los vigilantes que se encontraban en las puertas de emergencia de cota 5 y de cota 0 también son personal del plan de autoprotección.

Explica el testigo, en el mismo sentido que Rafael Pastor, que en el Arena todas las puertas con salida al exterior son salidas de emergencia, el portón de cota 0, el túnel y la cafetería y el portón de cota 5, y las cuarenta puertas de cota 11 excepto una que no lo es porque se trata de un portón de mercancías de cota 11 entre el sector A y el sector C.

En caso de emergencia, toda la evacuación de cota cero se hace por el portón de cota 0. En cota cinco, las únicas puertas de emergencia son las tres que están estipuladas donde hay un vigilante en cada una de ellas, túnel, cafetería y portón. En cota 11, todo son puertas de emergencia y por eso no ponen vigilantes. Aun así, hay cuatro vigilantes fuera de cota 11, en el vallado, para que en el caso de que el desalojo sea hacia arriba, el público no se encuentre la valla cerrada sino que ésta pueda abrirse.

Dice el testigo que sólo tiene mando de apertura el portón de cota 0 y el portón de cota 5. Aparte del mando, hay una llave para apertura manual, las puertas de la cafetería son de cristal y se abren con manivela desde fuera y con antipánico desde dentro. El túnel de cota cinco va al pabellón de cristal y tiene puerta con manivela desde el exterior y antipánico desde dentro.

Por último, se indica que el túnel que va al satélite no es una salida de emergencia y dice que la comunicación entre el Arena y el Satélite siempre está abierta. José Ruiz Ayuso (Madridec) refiere a este respecto que el Pabellón Satélite esa noche tenía que estar cerrado, en referencia a que no debía ser utilizado, que El Satélite no es una vía de evacuación del Madrid Arena, en cambio el Madrid Arena sí lo es del Satélite.

En el acto del juicio, un perito aclara la diferencia entre un plan de autoprotección y un plan de seguridad explicando que la misma radica, en primer lugar, en el ámbito normativo que los regula, y la administración ante la que se presenta cada uno de los dos planes. Además, según afirma, un plan de autoprotección está diseñado para emergencias, y un plan de seguridad está concebido para otro ámbito, dependiendo del tipo de evento que se vaya a realizar, de la naturaleza del edificio y de la actividad que se vaya a ejercer.

Asimismo durante la vista oral hay muchas contradicciones y distintas opiniones en cuanto a quien era el Jefe de emergencias aquella noche.

En primer lugar la Sala resuelve sobre quien tenía la función de jefe de emergencia en el pabellón Madrid Arena  y considera que esta función debía ser ejercida por el personal de Madridec, careciendo de sentido que pudiera pensarse que tenía que realizar dicha función alguien perteneciente a la empresa promotora del evento, que cambiaba en cada uno de ellos, o de la adjudicataria del servicio de Seguridad, en ese momento Seguriber, cuando cabía la posibilidad de que dicha empresa no se encargara de la seguridad interior del recinto.

Por lo tanto, la función de jefe de emergencia la tenía que desempeñar la persona del departamento de producción de Madridec presente en el evento, el cual conocía perfectamente el edificio y las características del que se celebraba en cada momento así como la operativa de seguridad, tanto la ordinaria como la específica, aunque por Madridec no parece que se cumplieran las formalidades de hacer constar por escrito quién lo era en cada evento, ni de notificárselo al responsable del cumplimiento de dicha función.

Por lo tanto en el presente supuesto, José Ruiz Ayuso, el cual desempeñaba la noche en que se produjeron los hechos la función de técnico de operaciones, hubiera sido quien debería haber ejercido las labores de jefe de emergencia. PERO sucede, que la mayor parte del tiempo anterior a la producción de los hechos, se encontraba presente en el evento Francisco del Amo, su superior jerárquico quien ejerció durante todo ese período la responsabilidad de representante de Madridec en el evento, a quien le pidieron autorización para determinados actos y al cual José Ruiz Ayuso le comunicaba sus propias actuaciones por estar subordinado al mismo.

Por lo tanto, en el supuesto de haberse producido una emergencia, quien hubiera desempeñado tal función habría sido el máximo representante en el evento, esto es Francisco del Amo, no resultando creíble que si se hubiera producido un incendio en el pabellón que hubiera provocado la necesidad de evacuación del mismo, Francisco del Amo hubiera dejado que fuera su subordinado José Ruiz Ayuso quien dirigiera tal situación.

También se considera en el plan como equipo de autoprotección el centro de control, existiendo en el interior del pabellón Madrid Arena un cuarto de control de cámaras, y otro en el exterior, el denominado centro de control de “La Pipa” (otro Pabellón). Mantiene Rafael Pastor que cuando en el plan de autoprotección, se habla del centro de control se refiere al control de cámaras del Madrid Arena que está situado en la planta cero y es donde hay un teléfono fijo y está el vigilante, en el día de los hechos el acusado (finalmente absuelto) Roberto Mateos, y cuando se detecta una emergencia se comunica al centro de control y desde el mismo a bomberos o servicios de emergencia o por malla al coordinador.

También así lo entienden Francisco del Amo y José Ruiz Ayuso el cual considera que la central de alarmas que avisa al exterior en el caso de que haya una emergencia en el Madrid Arena es el centro de control de cámaras en donde hay un teléfono fijo con línea exterior, y este centro lo gestiona Seguriber, lo cual resulta lógico porque parece que durante los eventos el control de cámaras de La Pipa se ocupaba del exterior y el cuarto de control de cámaras del pabellón del interior del mismo.

En todo caso y aunque fueran ellos los responsables, el Tribunal considera que, como afirma el perito, no se produjo ninguna “emergencia” calificada como tal en el plan de autoprotección como consecuencia de la cual los citados acusados incumplieran lo dispuesto en dicho plan y que tenga incidencia en el resultado producido.

Se dice expresamente en el plan cuando se clasifican las emergencias “Se considera como único tipo posible de emergencia la de incendio, ya que el atentado o sus amenazas se prevén únicamente como motivo para la evacuación total y se consideran incluidos en la evacuación”.

Por lo tanto sólo cabría entender aplicable el plan de autoprotección a una emergencia por un incendio, o a otra de análoga características que hubiera obligado a evacuar el pabellón, no a una situación como la que se presentó, producida por un sobreaforo por una venta excesiva de entradas y por una serie de acciones, como cierre de vomitorios o entrada masiva de personas por vías de evacuación. 

Estas acciones, además de producir la aglomeración de personas en el interior del pabellón y la imposibilidad del tránsito de las mismas sin riesgo para su integridad física, habrían también supuesto, evidentemente, un tremendo obstáculo para la evacuación en el supuesto de emergencias, pero sin que se pueda entender producido un incumplimiento del plan de autoprotección, porque la emergencia, según lo previsto en el plan de autoprotección no se produjo y, en consecuencia, el plan de autoprotección no se activó y ninguno de los que en esa situación tuvieran responsabilidades, pudo incumplirlo.

Ana Belén Almécija Casanova

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑