Madrid Arena (12) La avalancha.

 

Ver los anteriores

Toda la información que ha servido para realizar este escrito está extraída única y exclusivamente del texto de la Sentencia publicada en  www.poderjudicial.es

 

El exceso de público asistente, el cierre de los vomitorios y la falta de control del flujo de los asistentes por el recinto provocaron una masificación en la pista con anterioridad a la entrada masiva de personas en la misma a través del portón de cota 0, así como en las escaleras que daban acceso a la zona A de la cota 0, lo que originó aglomeraciones y caídas tanto en la propia pista. 

Desde las 2’26 horas en el vomitorio central del sector A se habían producido ya pequeñas avalanchas de personas, sucesivas, incontroladas y peligrosas, al confluir quienes pretendían entrar a la pista con quienes querían salir de ella por el agobio que les producía la masificación existente en la misma.

avalancha3

Sobre las 3’35 horas, momento en que la pista estaba absolutamente masificada muchos de los jóvenes que se encontraban en ella, y que sintieron una sensación tremenda de agobio y de falta de control sobre sus propios movimientos, intentaron salir por el vomitorio central del sector A, uno de los tres únicos que estaban abiertos en ese momento.

Cabe recordar que no existen imágenes del vomitorio donde ocurrieron los hechos porque, casualmente, se había utilizado la cámara existente en el mismo para ponerla en el exterior, dejándose solamente la carcasa, pero se cuenta con la declaración de casi 50 personas que estuvieron en el pabellón, muchos de ellos atrapados en ese vomitorio.

Estos testigos relataron en el juicio oral  impactantes manifestaciones, que se recogen en la Sentencia, sobre lo que vivieron aquella noche.  Muchos de ellos explican que bajaron a la pista para presenciar la actuación del DJ Steve Aoki y, sin embargo, era imposible permanecer allí.

Cuando se produce la avalancha la mayoría de los jóvenes están saliendo, a riadas de la pista, coincidiendo en el vomitorio, los que entraban, todos los que salían y los que cuando iban a hacer una cosa u otra intentaban volver sobre sus pasos a la vista de la gran cantidad de personas que había y el agobio que, por ello sentían.

Los testigos explican como se cayeron porque no era posible mantenerse en pie dada la gran cantidad de personas que estaban en el vomitorio pretendiendo ir en una u otra dirección, de forma que no podían controlar sus movimientos, poner los pies en el suelo, lo que justifica que, cuando alguien efectivamente perdiera el equilibrio o cuando rompieron las puertas de un cuarto existente en el vomitorio, y que al parecer en eventos deportivos se utilizaba como cuarto antidoping, para intentar conseguir más espacio, todos se desplomaran unos encima de otros hasta hacer un montón de siete u ocho filas de personas, en el que, lógicamente los de abajo resultaron con mayores daños.

  • “empezó a caer, gente, gente, gente, encima de ellas”
  • “la situación no era de caerse, era de hundirse”
  • “las primeras personas caían, luego ya no había espacio ni para caerse”
  • “los pies no le llegaban al suelo, los tenía a un metro”
  • “tenía mucha gente encima, como una veientena, no sentía las piernas, no podía respirar, un chico le hablaba para que respirara…”
  • “el techo del vomitorio era muy bajo, era un agobio, no se podía ni respirar, no podía salir ni por un lado ni por el otro”
  • “la gente caía como fichas de dominó”
  • vio a los de seguridad muy agobiados y eso le preocupó más porque la gente en la que confiaba que podían ayudar, no sabían qué hacer”

Hubo controladores de acceso de Kontrol 34 que se percataron de lo que sucedía, acudiendo al auxilio de las personas que estaban atrapadas, y avisando a otros compañeros para que les ayudaran (véase al respecto el video al final del escrito).

Sin embargo, nadie coordinó a los controladores, quienes no estaban preparados para este tipo de situaciones, para que la acción de rescate resultara eficaz. Tampoco se avisó a los vigilantes de Seguriber para que colaboraran con ellos ni se puso en conocimiento del centro de emergencias a fin de que se solicitara auxilio del exterior.

Como consecuencia de lo anterior las tareas de rescate de las víctimas que quedaron atrapadas en el vomitorio se realizaron de manera absolutamente descoordinada, lenta y poco eficaz, colaborando en las mismas parte de los propios asistentes, consiguiendo entre todos evacuar a todas las personas atrapadas alrededor de la 3’55 horas, veinte minutos después de que se produjera el incidente.

A resultas de estos hechos, resultaron lesionados de diversa entidad 29 de los jóvenes que se encontraban en el interior del vomitorio y de extrema gravedad Belén Langdon del Real, Mª Teresa Alonso Vinatea, Cristina Arce de la Fuente, Rocío Oña Pineda y Katia Esteban Casielles, como consecuencia del aplastamiento que habían sufrido.

VIDEO DE YOUTUBE sobre la avalancha

“Cuando volvió a la pista les contó a sus amigos lo que había visto pero no se lo creyeron, decían que si se hubieran muerto (…) personas habrían suspendido la fiesta o lo hubieran dicho por megafonía”

     noticia7180h

Ana Belén Almécija Casanova

 

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑