La responsabilidad penal por las lesiones producidas en el ámbito deportivo

ali

Fuente de la imagen: El mundo deportivo

Son pocas las Sentencias que tratan de la responsabilidad penal de las lesiones ocasionadas en el ámbito deportivo. Ello es porque la mayoría de incidentes al respecto se castigan con sanciones impuestas por  la vía del derecho administrativo/código disciplinario, de acuerdo con el principio de intervención mínima del derecho penal, reprochándose por algunos sectores que en el mundo del deporte haya esta “justicia paralela” para resolver unas conductas que en cualquier otro ámbito serían juzgadas por la vía penal.

El Código Penal establece en el artículo 155 una aplicación de la pena inferior en uno o dos grados en los delitos de lesiones “si ha mediado el consentimiento válida, libre, espontánea y expresamente emitido del ofendido”  Sin embargo, en virtud de este precepto cualquier lesión ocasionada en el ámbito deportivo, aún con consentimiento firmado y expreso, sería penalmente punible, a pesar de estar rebajada en grado.

La solución para evitar el reproche penal puede venir por dos vías: la teoría del riesgo asumido o la exención en base al artículo 20 del Código Penal.

La teoría del riesgo asumido, halla el fundamento de la impunidad de la lesión por el consentimiento prestado, explícita o presuntamente, por los deportistas, en cuanto a la asunción del riesgo de que la lesión se produzca. Se acepta que con la práctica del deporte se pone en peligro un bien jurídico, la integridad corporal, disponible con tal de que se observen mínimamente las reglas del juego. El deportista por lo tanto debe conocer el riesgo potencial que para su integridad física implica la práctica de la actividad deportiva de que se trate.

La segunda opción de las apuntadas, será aplicar la eximente del artículo 20.7 y eximir de pena al “que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo”  Así, los deportistas profesionales podrían acogerse a la eximente por ejercicio de oficio y los aficionados al “ejercicio legítimo de un derecho” 

Ello, sin embargo, será aplicable siempre que el autor haya observado el reglamento del deporte en cuestión. La Sentencia de la Audiencia Provincial de La Rioja de 8 de septiembre de 2004,  así como la anterior de la misma Sala de 8 de marzo de 2002 y determina  que “la clave para determinar la frontera entre la impunidad y la punibilidad tiene que estar forzosamente en la observancia de las reglas del juego, de la “lex artis”, pues se ha instaurado como postulado general la punibilidad de todas aquellas conductas de los deportistas que causen lesiones, concurriendo el olvido o el desprecio por las reglas de cada deporte concreto, es decir de las lesiones dolosas con desprecio de la normativa vigente”.

Estas Sentencias citan lo manifestado por el Tribunal Supremo en Sentencia de 22 de octubre de 1992,  “en materia de juegos o deportes de este tipo la idea del riesgo que cada uno de ellos pueda implicar – roturas de ligamentos, fracturas óseas, etcétera-, va ínsita en los mismos y consiguientemente quienes a su ejercicio se dedican lo asumen, siempre claro es que las conductas de los partícipes no se salgan de los límites normales ya que de ser así podrían incluso entrar en el ámbito de las conductas delictivas dolosas o culposas”

El mismo criterio de delimitación de lo punible emplea la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra de 2 de mayo de 2002, al afirmar que “lo esencial es determinar si existe «animus laedendi» – intención de dañar-, que exceda del «ardor» propio de la disputa deportiva”.  Si, como en ese caso, concurre intención dolosa, la Sala estima que decae la eficiencia justificativa de la eximente de ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo del artículo 20.7 del Código Penal.

En conclusión, habrá exclusión de responsabilidad penal siempre que quien ha ocasionado la lesión se haya ceñido al reglamento del deporte en cuestión, siendo exigible reproche penal, en caso contrario.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑