5 años

Fue la madrugada del 1 de noviembre de 2012 cuando Katia, Cristina, Rocío, Belén y María Teresa perdían la vida en el Madrid Arena. Tanto en la planificación previa del evento como durante aquella noche, todo se hizo mal, fue un despropósito detrás de otro,  pero la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 21 de septiembre de 2016 apunta a que, en definitiva, fue el sobreaforo en el recinto lo que ocasionó la avalancha mortal en la que murieron las jóvenes.  El 14 de noviembre el Tribunal Supremo conocerá de los 18 recursos que se han interpuesto contra la Sentencia.

Sin perjuicio de lo crítica que soy con esa resolución -aún no firme- y con la confianza de que el Supremo atine más en cuanto a las condenas y absoluciones y respecto al razonamiento por el cual la Audiencia llega a determinadas convicciones, creo que hoy es momento de reflexionar y recordar la responsabilidad que tenemos todos, especialmente seguridad pública y privada,  para evitar que vuelva a ocurrir una tragedia similar.

Cada uno desde donde pueda, sepa o le corresponda: dar a conocer la normativa y aplicarla estrictamente,  estudiar buenas prácticas, mejorar los protocolos, revisar procedimientos, que la rutina o la confianza en el equipo con el que trabajamos no nos haga relajar las medidas de seguridad…

Seguiremos hablando del Madrid Arena, seguiremos analizando esta Sentencia y especialmente la que dicte el Supremo, seguiremos corrigiendo errores y mejorando para que no se repita algo similar,  se lo debemos a ellas.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑