Lesión en piscina de bolas para adultos en un Festival de Música: responsabilidad del organizador, del patrocinador y del instalador.

Un Juzgado de Primera Instancia, en Sentencia de 9 de mayo de 2019, ha estimado parcialmente la demanda interpuesta por la asistente a un Festival de Música que sufrió una fractura del tobillo derecho al utilizar una piscina de bolas que se había instalado en el Festival a modo de atracción para los adultos. El caso lo ha llevado la abogada Mònica Tornadijo, como letrada de la demandante en el procedimiento.

El Juez entiende que el “carácter inusual de la lesión sufrida” por la asistente al Festival no lo convierte en un caso fortuito o no reprochable a los responsables.

Es decir- añade- “es indiferente que 778 usuarios saltaran a la piscina de bolas sin resultar ninguno lesionado salvo la demandante, basta que uno se lesione para valorar la responsabilidad en ese acto”

El juzgador tras ver un vídeo de cómo discurría la actividad considera que no parece que la misma sea un riesgo que la propia práctica genere y que se trató de una acción – tirarse a la piscina de bolas-  a la que fue incitada y animada por parte de las azafatas, no se le ocurre porque sí a la demandante quien, además, no hizo nada imprudente o distinto de lo que le indicaron que hiciera. La responsabilidad no puede ser del usuario sino que debe ser asumida por quien la propone e incita al salto en la piscina de bolas. 

La responsabilidad es, de acuerdo con la Sentencia, conjunta y solidaria de las tres partes que han sido codemandadas: el organizador del evento, el propio Festival quien debe supervisar las distintas actividades que allí se realizan y en caso de aceptarlas asume el riesgo de las mismas, el patrocinador de la actividad que proyectó la actividad y el instalador de la piscina de bolas que no adoptó las debidas precauciones para que no se produjera el accidente.

En la Sentencia se recogen numerosas resoluciones para centrar el asunto jurídicamente que señalan la responsabilidad del los titulares de negocio cuando hay omisión de medidas de vigilancia, mantenimiento, señalización, cuidado o precaución que deben considerarse exigibles, entre otras STS 21 de noviembre de 1997 EDJ 1997/9838 ( caída por carencia de pasamanos en una escalera); 2 de octubre de 1997 EDJ 1997/7662 ( caída en una discoteca sin personal de seguridad); 12 de febrero de 2002 (caída durante un banquete de bodas por la insuficiente protección de un desnivel considerable); 31 de marzo de 2003 EDJ 2003/6523 y 20 de junio de 2003 EDJ 2003/35094 (caída en una zona recién fregada de una cafetería que no se había delimitado debidamente); 26 de mayo de 2004 EDJ 2004/51802 (caída en unos aseos que no habían sido limpiados de un vómito en el suelo); 10 de diciembre de 2004 EDJ 2004/197314 (caída en las escaleras de un gimnasio que no se encontraba en condiciones adecuadas); 25 de marzo de 2010 EDJ 2010/21700 (caída de una señora de 65 años, afectada de graves padecimientos óseos y articulares, al entrar en un restaurante y no advertir un escalón en zona de penumbra y sin señalización).

También incluye referencias de otras resoluciones en las que se ha concluido que no puede apreciarse responsabilidad en los casos en los cuales la caída se debe a la distracción del perjudicado o se explica en el marco de los riesgos generales de la vida por tratarse de un obstáculo que se encuentra dentro de la normalidad o tiene carácter previsible para la víctima. Así, SSTS 28 de abril de 1997 EDJ 1997/3258 , 14 de noviembre de 1997 , 30 de marzo de 2006 EDJ 2006/31740 (caída en restaurante de un cliente que cayó al suelo cuando se dirigía a los aseos por escalón que debía ser conocido por la víctima); 6 de junio de 2002 EDJ 2002/22265 , 13 de marzo de 2002 EDJ 2002/4005 , 26 de julio de 2001 EDJ 2001/16160 , 17 de mayo de 2001 EDJ 2001/5541 , 7 de mayo de 2001 EDJ 2001/6542 (caídas sin prueba de la culpa o negligencia de los respectivos demandados); 6 de febrero de 2003 EDJ 2003/2039 , 16 de febrero de 2003, 12 de febrero de 2003 EDJ 2003/2047 , 10 de diciembre de 2002 EDJ 2002/54093 (caídas en la escalera de un centro comercial, en las escaleras de un hotel, en el terreno anejo a una obra y en una discoteca, respectivamente); 17 de junio de 2003 EDJ 2003/35082 (daño en la mano por la puerta giratoria de un hotel que no podía calificarse de elemento agravatorio del riesgo); 2 de marzo de 2006 EDJ 2006/29167 (caída de una persona que tropezó con una manguera de los servicios municipales de limpieza que no suponía un riesgo extraordinario y era manejada por operarios con prendas identificables), 31 de octubre de 2006 (caída en exposición de muebles por tropiezo con escalón de separación de nivel perfectamente visible) y 29 de noviembre de 2006 (caída en un bar); 22 de febrero de 2007 EDJ 2007/10513 (caída en un mercado por hallarse el suelo mojado por agua de lluvia ) y de 30 de mayo de 2007 EDJ 2007/40204 (caída a la salida de un supermercado); 11 de diciembre de 2009 EDJ 2009/288552 (caída de un ciclista en el desarrollo de una carrera por causa de la gravilla existente en la bajada de un puerto)”

La Sentencia todavía no es firme ya que puede ser recurrida por las partes en apelación.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑