The Who en el Riverfront Coliseum (Cincinnati, Ohio. 1979). Largas colas, puertas y personal insuficiente, entradas sin numeración ni zona asignada, una prueba de sonido tardía que desde fuera confunden con el inicio del concierto… Cuando la tragedia ocurre en el acceso: 11 fallecidos

ANTECEDENTES: LOS PROBLEMAS EN LOS EVENTOS PREVIOS CELEBRADOS EN EL RIVERFRONT COLISEUM 

El Riverfront Coliseum es un recinto de propiedad privada, ideado en principio para realizar eventos deportivos pero que se utilizaba también para hacer conciertos para sacarle más rendimiento económico al estadio. Actualmente se denomina U.S. Bank Arena, y fue renovado en 1997. Tiene una capacidad para 17.556 espectadores.

c75318de701bfcb022ba63ff09bc18b3

bank arena

El recinto abrió por primera vez el 9 de septiembre de 1975, con un concierto de los Allman Brothers al que asistieron 16.721 personas. En aquel evento ya hubo un reponsable de seguridad que advirtió sobre los problemas en el acceso.

El 3 de agosto de 1976, Elton John celebró un concierto en el estadio. Se formaron colas desde horas antes y como las entradas no eran numeradas ni zonificadas, al abrirse las puertas unas 2.000 personas corrieron hacia el interior de la pista ocasionando problemas de seguridad.  Después de ese evento se abrió un debate sobre la seguridad del recinto y sobre la práctica de vender entradas sin asignación de zonas o asientos.  El jefe de bomberos de Cincinnati ya hizo una advertencia sobre el peligro de las entradas no numeradas y se abrió un expediente por las infracciones administrativas que constataron.

img.jpg

En cuanto a las colas en el exterior Brian Heekin, propietario del recinto, se desentendió del problema y afirmó en unas declaraciones a la prensa que lo que ocurre fuera del estadio es responsabilidad de la administración  “The city is just trying to cover its tracks,”  “It’s city property outside the doors.” (Enquirer).

El 8 de agosto de 1976, un vigilante de seguridad de manera anónima filtró a ese mismo medio que los eventos que se realizaban en el estadio siempre había exceso del aforo. A la vista de estas informaciones el 11 de agosto de 1976, un editorial del Enquirer, proponía que cesaran las ventas de entradas sin asiento ni zona asiganda en los conciertos y animaba a la administración a que regulara esta situación.

Eses mismo día se creó un grupo de trabajo para  elaborar un plan de seguridad en los espectáculos de rock en el Riverfront Coliseum. Sin embargo, el grupo de trabajo emitió el 24 de agosto de 1976 un informe que no se pronuncia sobre las entradas sino que se centra en otros problemas de seguridad del recinto considerando que una vez resueltos estos, el tema de las entradas no asignadas quedaría en un segundo plano. El alcalde por su parte,  sí solicitó un estudio específico sobre la venta de entrada en los espectáculos de rock y se concluyó que era preferible que estos fueran con asignación de zona/asiento

A pesar de los estudios y las propuestas, al año siguiente, en un concierto de Led Zeppelin se repitieron los mismos problemas, que acabaron con 70 personas detenidas. Varios testigos hablan de que las puertas de cristal petaron, aplastamientos, etc. 

We were in the crowd about 50 yards from the entrance getting CRUSHED by the crowd around us. At a couple of points, both my feet were off the ground as the crowd surged towards the entrance. I remember at least one of the doors center glass got broken (basically shattered into thousands of pieces). Some people were crawling on top of everyone elses heads and shoulders towards the door. The humidity was unbelievable. We didn’t really care”

 

77-cincinatti_violence_0

Fleetwood Mac en 1979  tocó en el Riverfront un mes antes que The Who, y, aunque los asientos para el concierto eran numerados, igualmente se produjo el cuello de botella en la entrada porque, según relatan los testigos no había suficientes puertas abiertas.

EL 3 DE DICIEMBRE DE 1979: THE WHO EN EL RIVERFRONT COLISEUM

 

The-Who-disaster-concert-ticket-stub-Dec-3rd.jpg

LAS ENTRADAS DE “ACCESO GENERAL”

El concierto The Who en el Riverfront Coliseum estaba programado para el 3 de diciembre de 1979 a las 20h. Las entradas que se pusieron a la venta se agotaron en 90 minutos: 14.770 eran entradas sin numerar de “acceso general”  las 3.578 restantes eran asientos reservados. Por lo tanto, 14.770 personas acudieron al evento sin puerta de acceso ni ubicación previamente asignada lo que provocó que se presentaran con muchas horas de antelación al acceso con la intención de poder ponerse en el mejor sitio posible para ver a la banda.

LAS COLAS Y LAS AGLOMERACIONES HORAS ANTES DEL CONCIERTO. LAS PRUEBAS DE SONIDO QUE IMPACIENTAN A LOS QUE ESPERAN. 

A las 13:30h de la tarde la organización observó que una gran multitud ya se congregaba alrededor de la entrada principal. Parece ser que además, de manera errónea, una emisora de radio dijo que a las 15.00 horas se iban a abrir puertas, lo que provocó que los asistentes acudieran al recinto con mucha antelación y que se pusieran nerviosos al ver que a las 15.00 horas las puertas no se abrían.

El responsable por parte de la promotora le pidió al director de operaciones del estadio que pusiera dos agentes en la entrada de la rampa para que solo las personas con la entrada pudieran entrar en la plaza principal que da acceso al recinto, para evitar que se bloquearan las puertas con la multitud.

La situación empeoraba a medida que pasaban las horas y miles de personas estaban en la zona del acceso. A las 18.30 la Policía contactó con la organización para pedir que abriera ya las puertas, pero estos explicaron que era imposible porque The Who estaba todavía haciendo pruebas de sonido.  Que se oyera la música de la banda mientras se hacía cola impacientaba aún más a los asistentes.

LA APERTURA DE PUERTAS 

A las 19.05 horas se abren los accesos, pero no simultáneamente todos, como los asistentes esperaban sino que se abrieron 2 de las 106 puertas del Coliseo.

Se habilitaron dos accesos que eran ocho puertas de vidrio cada uno, es decir, cuatro puertas de las dieciséis puertas correspondientes a los dos accesos habilitados estaban abiertas. Un dato: las puertas se abrían hacia afuera “Parecía que intentaban abrir más, pero la multitud estaba tan apretada que era inútil”  Un poco más adelante de las puertas estaban los tornos de entrada.

A las 19.15h desde fuera se oyó nuevamente música. Las versiones difieren sobre si hubo una prueba de sonido tardía o que se inició la proyección de la película The Who’s Quadrophenia para amenizar la espera  hasta que comenzara el concierto. Lo que ocurrió fue que la multitud que esperaba fuera creyó que el concierto había empezado antes de lo previsto y empezaron a empujar aún más hacia las pocas puertas que se habían abierto.

La policía ordenó que se abrieran más accesos pero la organización nuevamente no accede a esa petición ya que dijeron que era imposible porque que no contaban con personal de control de acceso suficiente para verificar que todos los asistentes portaban entrada.

LAS AVALANCHAS

Hubo empujones y avalanchas, se creo un cuello de botella. Muchas personas fueron pisoteadas y aplastadas.  La Policía a las 19.54 horas una vez que entró toda la multitud, encontró los cuerpos de los once fallecidos y un incontable número de heridos, 8 de ellos graves.

whoconcert01_larger

ELEVEN - 1979

 

LA CELEBRACIÓN DEL CONCIERTO

Tanto la organización como los bomberos, para evitar males mayores, estuvieron de acuerdo en no comunicar a la banda la tragedia hasta que finalizaran el concierto, por lo que este se celebró como si nada hubiera ocurrido.

LA DESINFORMACIÓN Y LA CRIMINALIZACIÓN DEL ROCK Y DE LOS ASISTENTES

Los días siguientes, hubo un debate público sobre las causas de la tragedia y una terminología inadecuada de lo sucedido que – en palabras de la policía- provocó una “desinformación” que no ayuda a evitar que eso vuelva a ocurrir.

Especialmente los medios conservadores criticaron al rock y a las conductas de los asistentes (música, alcohol y drogas). Es inevitable recordar que eso mismo ocurrió en España con la tragedia del Madrid Arena.

Los asistentes se defienden “esto no es una tragedia del rock and roll, es una tragedia de la gestión de la multitud” 

En muchos artículos de prensa – como suele suceder en sucesos parecidos – se habló de estampida cuando en realidad lo que sucedió es un “aplastamiento lento” como dice alguno de los testigos.

LAS CONSECUENCIAS (O LA COSTUMBRE DE LEGISLAR EN CALIENTE DESPUÉS DE LA DESGRACIA)

El 27 de diciembre de 1979 Cincinnati aprobó dos leyes de forma urgente, que entraron en vigencia de inmediato. Una de ellas prohibió los asientos sin numeración en cualquier evento público en la ciudad, excepto los eventos religiosos y los eventos deportivos escolares.  Sin embargo, esa prohibición fue revocada, 24 años después argumentando que actualmente los procedimientos que se utilizan para gestionar las multidudes ya se han mejorado.

La otra legislación otorgó al departamento de policía más autoridad en eventos.  “En el show de Who, el oficial al cargo sentía que no tenía autoridad. Esta ley permite a la policía tomar decisiones, como abrir las puertas, que aliviarían las condiciones de la multitud. Pero no les da la autoridad para cancelar el espectáculo “.

LAS RESPONSABILIDADES CIVILES 

Nadie quiso asumir responsabilidades. La Gerencia del Riverfront no proporcionó información rigurosa sobre las entradas vendidas, los agentes de seguridad que trabajaron en el evento, el número de controladores de acceso, etc. La información sobre el número de puertas que estaban abiertas fue muy confusa. Docenas de testigos afirmaron que nunca durante el incidente hubo más de cuatro puertas y que solo dos estaban abiertas la mayor parte del tiempo, la organización afirma que fueron más.

 

3

 

No hubo responsabilidades penales, pero sí civiles. En las semanas posteriores al concierto, las familias de los muertos y los asistentes heridos presentaron 33 demandas contra The Who, la administración y el promotor. Los Tribunales estimaron las demandas  en 1983 y los demandantes recibieron una indemnización económica.

 

FUENTES, MATERIALES…

 

https://eu.cincinnati.com/

http://brooklynfitchick.com/2017/10/the-not-fade-away-podcast-ep-4-the-who-in-cincinnati-1979-2/

https://www.rollingstone.com/music/music-news/rock-roll-tragedy-why-11-died-at-the-whos-cincinnati-concert-93437/

https://www.rollingstone.com/music/music-news/cincinnati-curbs-festival-seating-in-wake-of-who-disaster-73511/

https://www.dailykos.com/stories/2013/2/24/1189230/-How-regulation-came-to-be-The-Cincinnati-Who-concert-tragedy-repost

https://en.wikipedia.org/wiki/U.S._Bank_Arena

Riverfront

https://www.ledzeppelin.com/show/april-19-1977

https://en.wikipedia.org/wiki/The_Who_concert_disaster

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑